«La empresa ante las reclamaciones de sus trabajadores, emplazaba a los vigilantes a que pidieran ellos mismos material de protección al hospital donde desempeñaban su labor»

En la provincia de Málaga, han sido los sindicatos ISP, UGT y NAS, componentes del Comité de Salud de la empresa EULEN Seguridad, los que ya el mes pasado interpusieron una denuncia similar ante la misma situación de la concesionaria de la Seguridad en los principales Hospitales Malagueños, como se hicieron eco varios medios de comunicación, con lo que animaron al resto de los sindicatos a moverse un poquito.

Según el escrito presentado, la empresa encargada de la seguridad privada en el Hospital de Poniente, sólo entregó 3 buzos de protección para los 14 vigilantes que han trabajado en primera línea en este centro.

La Inspección de Trabajo, tras la denuncia interpuesta a Eulen Seguridad hace unas semanas por no dotar de EPIS y material de protección adecuado su plantilla de trabajadores.

La empresa de vigilancia es la encargada de la Seguridad Privada del Hospital de Alta Resolución de El Toyo, con cinco trabajadores y también del Hospital de Poniente, con catorce vigilantes. De este modo, la denuncia del sindicato se fundamentó en estos últimos, dado que Eulen entregó a estos catorce vigilantes dos solo tres trajes de buzo desde que diera comienzo el estado de alarma sanitario y escaso material de protección como mascarillas quirúrgicas y guantes. Estos tres equipos de protección individual tuvieron que utilizarlos en más de diez intervenciones diarias con la obligación de desinfectarlos, teniendo en cuenta que cada vez que había un caso de COVID-19 debía haber un vigilante de seguridad abriendo paso y otro cerrando y que hacían entre 6 y 7 movilizaciones diarias de pacientes infectados.

Ante esta situación insostenible el sindicato CSIF presentó denuncia formal a través de su Asesoría Jurídica por la graduada social, Mª Carmen Ríos, dado el riesgo que supone para estos trabajadores y también para el personal del hospital y los pacientes allí atendidos. De hecho, según ha podido saber CSIF, la empresa ante las evidentes quejas y reclamaciones de sus trabajadores, emplazaba a los vigilantes a que pidieran ellos mismos material de protección al hospital donde desempeñaban su labor, cuando debería ser la empresa la principal garante de salud y seguridad de su plantilla tal y como dictamina la normativa del Ministerio de Sanidad en materia de prevención de riesgos laborales.

Así, la resolución emitida por la Inspección de Trabajo apunta que la empresa “no entregó los equipos de protección individual necesarios en la evaluación de riesgos para hacer frente al riesgo biológico de coronavirus”. El escrito continúa matizando que, “además de entregar EPIS que no ofrecen la protección adecuada, no se entrega el número necesario”, entre otros.

Por último, la resolución detalla que “se requiere a la empresa Eulen Seguridad para que provea con carácter inmediato a facilitar a los vigilantes de los Hospitales de Poniente y de El Toyo de mascarillas FPP2, FPP3, gafas de protección, guantes y trajes de buzo a fin de garantizar las salud y protección de estos profesionales”.

Fuente: Diario Almeria

Comparte este contenido con tus redes sociales:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.