Otra agresión a un VIGILANTE DE SEGURIDAD en su puesto de trabajo, con el agravante de que se produce en el hospital Clínico (Hospital Virgen de la Victoria) de Málaga, que es el punto en el que se producen más incidentes contra el personal por parte de los pacientes en la provincia de Málaga.

El paciente intentó estrangular al compañero agarrándolo fuertemente del cuello tras golpearlo en varias ocasiones.

 Un paciente de urgencias del hospital Clínico (Hospital Virgen de la Victoria) de Málaga atacó este jueves, a puñetazos a un Vigilante de Seguridad, intentando estrangularlo agarrándolo fuertemente del cuello. El compañero había sido llamado por el personal sanitario ante los altercados que estaba protagonizado el agresor.

 Desde ISP, denunciamos la «situación de desamparo» y desprotección en la que se encuentran los vigilantes de seguridad, continuamente expuestos a este tipo de situaciones, ante la dejación de las instituciones públicas y legislativas, por cuanto el personal de seguridad carece de protección jurídica y física ante estas repetidas agresiones.

 

Ni una sola nota en la prensa ni en TV, por supuesto, ¿Qué esperábamos?

 Este jueves, la policía dejó a un individuo en el área de urgencias, al cual lo habían trasladado para que lo viese un psiquiatra porque estaba en la calle con los pantalones bajados y orinaba en la vía pública. Allí con el resto de los pacientes, pues la zona de triaje no hay ningún área especial para pacientes violentos o de psiquiatría, en estado de embriaguez, rompiendo las papeleras del centro, empujando a las personas de la sala de espera, orinándose en los pasillos, hasta que ocurre lo que se podría haber evitado con los medios adecuados, la agresión.

 

Arañazos y cortes. Una agresión que se podría haber evitado.

Los hospitales son un claro ejemplo donde el desprecio hacia nuestra profesión se muestra más evidente. Ante la llamada de atención por su mal comportamiento de un médico u otro paciente, en el “violento” se intuye una mínima respuesta, que ante la mera presencia de los compañeros VIGILANTES DE SEGURIDAD se transforma en un trato vejatorio y sensación de impunidad que le da pie a permitirse agredir salvajemente a los trabajadores de seguridad del centro.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Málaga, informan que el año pasado se denunciaron 96 delitos de agresiones en hospitales malagueños. En los primeros seis meses de 2019 ya se han contabilizado 46, porque se están poniendo más denuncias.

Dadas las numerosas agresiones sufridas por los vigilantes en este centro sanitario, ISP solicita a la dirección del hospital que adopte las medidas necesarias para garantizar la seguridad de quienes están trabajando, así como la de los pacientes.

Comparte este contenido con tus redes sociales:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario!
Por favor ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.